Funciones fisiológicas de Qi (Impulsar, calentar y defender)

Independientemente de las funciones concretas de cada órgano, el Qi tiene en el cuerpo unas acciones generales especificas.
Qi
El Qi tiene una serie de acciones generales especificas que podemos enumerar antes de pasar a especificarlas detalladamente.

 

  1. Impulsar
  2. Calentar
  3. Defender
  4. Contener
  5. Acción metabólica

 

Impulsar

Qi es la sustancia esencial, vital y siempre en movimiento. En ese movimiento mueve lo demás promoviendo las actividades fisiológicas.

Su función impulsora se manifiesta en:

  • El crecimiento y desarrollo del cuerpo
  • Las actividades fisiológicas de órganos y meridianos
  • La producción y circulación de la sangre
  • La producción, distribución y evacuación de los líquidos

Cuando falta la función de impulsar, según se la afección, pueden aparecer diversos trastornos como:

  • Si hay insuficiencia de Qi que afecta a esta función de empuje pueden aparecer:
  1. Retraso de crecimiento
  2. Envejecimiento prematuro
  3. Retraso de desarrollo
  • Si afecta a los meridianos y/o a los tejidos, pueden aparecer:
  1. Debilidad o hipofunción de estos órganos
  • Si afecta a la producción de sangre, puede aparecer:
  1. Insuficiencia de sangre
  2. Estasis sanguínea
  • Si afecta a los líquidos orgánicos, pueden aparecer:
  1. Productos patológicos de los líquidos orgánicos (edema, humedad, mucosidades, etc.)

 

Calentar

El Qi se representa por Yang. Es el origen del calor corporal y del mantenimiento de la temperatura del cuerpo. La función de «calentar» incluye el calentamiento y la termorregulación. Necesitan de esta función:

  • la temperatura corporal para mantenerse
  • Las actividades fisiológicas de órganos y meridianos
  • La circulación de la sangre y los líquidos

El Qi calienta y mantiene la temperatura del cuerpo estable gracias al movimiento constante y la interacción con los órganos internos.

El Qi al trabajar con los órganos y a través de su fisiología añade más energía al conjunto.

La debilidad, insuficiencia o disfunción del Qi puede manifestarse en frialdad general o frío en las cuatro extremidades ya que con su debilidad se reduce la circulación de sangre y de líquidos orgánicos.

En caso de calentamiento excesivo se puede observar un bloqueo de Qi causando síntomas típicos de inflamación.

A su vez cuando hay un estancamiento de Qi tiende a recalentarse, y puede causar síntomas de calor por estancamiento, en algunos casos similares a inflamaciones.

 

Defender

Qi protege el cuerpo, especialmente es activo en el sistema superficial, evitando el acceso de factores patógenos externos.

La función inmunitaria es un proceso muy complejo, donde el Qi desempeña una función muy importante. Esta función se representa en dos aspectos:

  • El Qi o Qi defensivo protege toda la parte superficial del cuerpo, lo que incluye la piel, el vello, los poros sudoríficos, con el fin de evitar la invasión de factores patógenos externos.
  • Cuando los factores patógenos han invadido el cuerpo, el Qi tiene que luchar contra ellos para expulsarlos.

Cuando el Qi funciona correctamente no tiene dificultad para expulsar a los factores patógenos externos y si penetran en el cuerpo no provocan una enfermedad grave. El proceso de expulsión de agentes patógenos externos situados en el sistema superficial es una cooperación entre Qi defensivo y Qi nutritivo.

 

En un sentido más amplio podemos entender la defensa del organismo como conjunto funcional constituido por todos los sistemas de autorregulación, puesto que ante cualquier desequilibrio tiende a reequilibrarse.

Este conjuto de capacidades defensivas, que incluyen el propio Wei Qi, recibe el nombre de Zheng Qi o Qi correcto.

Cuando la función de defensa es anormal, la persona es propensa a contraer cualquier enfermedad, la patología tarda en curarse o incluso no se cura.

Ya en el siguiente artículo seguiremos viendo las funcionalidades fisiológicas de Qi, veremos Contener y la acción metabólica